Queridas lectoras y lectores,

Hoy es el Dia Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. En este número especial del Boletín Américas les presentamos una serie de ensayos sobre la realidad que vivimos nosotras, las mujeres en América Latina. Las luchas son multiples y duras—desde la violencia contra las mujeres hondureñas que forma parte vertebral de la resistencia, hasta la "violencia obstétrica" de las leyes contra el aborto en México.

Para dar un panorama, anexo el PRONUNCIAMIENTO MESOAMERICANO CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES, de las Petateras, un documento firmado por cientos de mujeres y sus organizaciones en la región.

Laura Carlsen

"Las mujeres somos parte fundamental de nuestra sociedad, nuestro trabajo cotidiano, saberes históricos y luchas sostienen el tejido social y lo transforman hacia formas más libres y justas de relacionamiento humano. Es por ello que vulnerar a través de la violencia, la vida, dignidad, seguridad y salud de las mujeres, es un problema estructural que: pone en riesgo el desarrollo y el avance de las democracias; contribuye al deterioro del tejido social y representa una grave violación a los derechos humanos de más de la mitad de la población.

En Mesoamérica, la fragilidad de nuestras democracias y sistemas de justicia, la vulneración del carácter laico que debería imperar en los Estados y la creciente desigualdad generada por el modelo económico vigente, son factores que han agudizado la violencia contra las mujeres.

Los gobiernos de nuestros países, estrechamente coludidos con poderes fácticos como el narcotráfico, las jerarquías religiosas y militares y los medios masivos de comunicación, utilizan la violencia hacia las mujeres como medio para mantener un estado de miedo, manipulación, impunidad, represión e inseguridad. Solo mediante la fuerza pueden tener el control necesario para mantener sus intereses.

El feminicidio, la violencia sexual, el aumento en la persecución y violencia contra defensoras de derechos humanos y luchadoras sociales y la criminalización de las mujeres que se practican un aborto, son solo algunos ejemplos de esta situación. La realidad habla por si misma:

  • Dos de cada tres mujeres asesinadas en Centroamérica mueren por razón de su género. En Costa Rica mueren 30 mujeres por feminicidio al año, en Nicaragua 67 mujeres y en Panamá 68 han sido asesinadas en lo que va del 2009. En El Salvador, solo en septiembre de 2009, fueron asesinadas 31 Mujeres.
  • Guatemala ocupa el primer lugar de asesinatos contra mujeres en América Latina y el segundo de ataques a defensoras de derechos humanos.
  • En Honduras entre enero y octubre de 2009, 325 mujeres han muerto de manera violenta. Casi la mitad de los femicidios ocurridos en 2009 han ocurrido durante el golpe de estado, mismo que ha dejado un saldo alarmante de mujeres agredidas y abusadas sexualmente por los actos de represión.
  • En Nicaragua numerosas feministas han sido hostigadas, amenazadas, lastimadas físicamente, detenidas ilegalmente y difamadas públicamente en el marco de una campaña represiva del gobierno en turno.
  • En México el 90% de los asesinatos de mujeres queda impune. Quedan también en la impunidad decenas de casos de mujeres violadas por el ejército (en su mayoría indígenas) y por cuerpos de seguridad en el marco de acciones represivas (como lo demuestran los casos de Atenco y Oaxaca).
  • En Nicaragua, México, El Salvador y República Dominicana, se persigue, difama públicamente y encarcela a mujeres que se han practicado un aborto (muchas de ellas embarazadas producto de una violación). De los cuatro países en el continente donde se penaliza el aborto terapeútico, tres pertenecen a Mesoamérica. Por su parte, 16 estados de la república Mexicana, han reformado sus constituciones en los últimos dos años para, con el pretexto de proteger la vida desde la concepción, prohibir el aborto y encarcelar a las mujeres que lo practiquen. Tan solo en el estado mexicano de Guanajuato, se han encarcelado por abortar a más de 100 mujeres.
  • En Estados Unidos más de 3 mujeres son asesinadas por sus parejas o ex parejas cada día.
  • El 58% de las costarricenses han vivido al menos un incidente de violencia física y sexual después de los 16 años.

Las mujeres hemos sido el sujeto histórico de la lucha contra la violencia. Son las luchas feministas y de las mujeres en el mundo, las que han visibilizado y denunciado este flagelo y los pactos patriarcales de impunidad y silencio que pretenden perepetuarlo.

Sin embargo, la violencia es un problema de todos y todas. El estado debe cumplir con sus obligaciones en materia de derechos de las mujeres y dejar de ser cómplice y promotor de la violencia. Ello debe reafirmarse en la reunión extraordinaria de Presidentes y Jefes de Estado en la Cumbre sobre "Género, Integración y Desarrollo" a desarrollarse e Costa Rica los días 8 y 9 de diciembre próximo.

La sociedad debe transformar toda práctica de poder que subordine a las mujeres y ponga en riesgo su vida, dignidad y salud. Los movimientos sociales, sin importar el tema o sector que representemos, debemos asumir la lucha contra la violencia hacia las mujeres como un componente central de nuestra agenda—pues es condición para la construcción de un mundo justo y solidario—y evitar toda práctica discriminatoria y de violencia al interior de nuestras organizaciones.

Es por ello que, en el marco del Lanzamiento regional de la Campaña de las Naciones Unidas "Unidos para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres" (noviembre de 2009, Guatemala), hacemos un llamado a los Estados, los movimientos sociales y la ciudadanía en su conjunto a asumir la urgente tarea de erradicar toda forma de violencia contra las mujeres.

¡Todas Unidas y Unidos Contra la Violencia!
¡Ni una muerta más!
¡Desarmemos el crimen organizado contra las Mujeres!
¡Ni golpes de estado ni golpes a las mujeres!

 

Nuevo contenido en español del Programa de las Américas

Audiencia sobre la situación de los derechos de las mujeres en Honduras en el marco del golpe de estado

En la semana del 17 al 21 de agosto del presente año, Feministas en Resistencia y el Observatorio de Transgresión y Resistencia Feminista realizaron una jornada de observación para recopilar información testimonial sobre las violaciones a los derechos humanos de las mujeres a partir del golpe de Estado y con los insumos lograr establecer prácticas violatorias.

El día 2 de noviembre presentaron los testimonios recopilados frente la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos. El informe completo da cuenta de una situación de emergencia en materia de derechos humanos de las mujeres hondureñas.

Leer más

Leer artículo completo en:
http://www.ircamericas.org/esp/6586

 

Línea aborto: más información, menos riesgos
Por Lucia Alvarez

Según el Ministerio de Salud, las mujeres abortamos en promedio dos veces en nuestra vida, entre espontáneos y provocados. En Argentina se realizan anualmente entre 460 mil y 700 mil abortos. El aborto es una realidad innegable.

Pero en el país esta práctica todavía es considerada un delito tipificado por el código penal—con la excepción de algunos casos—y se sigue realizando de manera clandestina, afectando especialmente a las personas con menos recursos, menos información y menos acceso a la salud. Algunas de sus consecuencias están a la vista: 60.000 mujeres terminan internadas por padecer consecuencias de abortos mal hechos y unas 100 mueren por año…

Leer más

Leer artículo completo en:
http://www.ircamericas.org/esp/6587

 

Género y trabajo
Por Fabiola Torralba

El género es un instrumento para suprimir y controlar a las y los trabajadores de la maquila y a la sociedad en general. Por ejemplo, el requisito de algunos patrones de que las mujeres vistan falda es una norma de género injustificada. Si una mujer demanda laboralmente a su jefe o patrón, la puedan correr. Pero si lo hace una mujer a quien se cree homosexual porque se viste como hombre, con pantalón y camisa, los resultados pueden ser la agresión ó el asalto sexual. Para un hombre transgénero, las consecuencias pueden llegar a la muerte.

La vigencia de las reglas de género y el abuso del término es el resultado del heterosexismo, que nos afecta a todos. Al aprender a ver el mundo a través de la óptica queer y feminista, comenzamos un diálogo sobre las estructuras opresivas, cómo nos controlan y cómo podemos combatirlas como sujetos definidos por el género…

Leer más

Leer artículo completo en:
http://www.ircamericas.org/esp/6596

 

Las leyes de México sobre el aborto: Un paso atrás para los derechos de las mujeres
Por Natanya Robinowitz

El 16 de noviembre de 2009, la legislatura del estado costero mexicano de Veracruz aprobó una ley que declara que la vida se inicia en el momento de la concepción y termina con la muerte natural. Veracruz se convierte ahora en el 17º estado en México que criminaliza el aborto en una serie de medidas reactivas y ardientemente disputadas, desencadenada por la legalización del aborto en el Distrito Federal (que abarca a la Ciudad de México) en abril de 2007.

El debate en Veracruz, atizado por la pasión y la ira, es característico de la lucha general que se libra en todo México sobre el tema del aborto, y que abarca los aspectos personal y político. Las guerras del aborto en México involucran temas políticos, como la intervención directa de la Iglesia Católica en un estado laico, y aspectos de salud derivados de la elevada incidencia de complicaciones resultantes de abortos clandestinos.

Leer más

Leer artículo completo en:
http://www.ircamericas.org/esp/6600